¿Cómo era la iglesia primitiva?

Cita bíblica: Hechos 2:41-47
«Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.«
Hechos 2:41-47
Este pasaje nos habla de la forma en que trabajaba la iglesia primitiva. La iglesia en Jerusalén es un modelo a seguir aún en nuestros días.

La iglesia primitiva

Observemos algunas características interesantes para reflexionar:

La palabra de Dios

En el verso 41 indica que»recibieron su palabra»

Qué importante es que los programas, cultos o actividades de la iglesia estén enfocados en la Palabra de Dios. Lamentablemente, como dijo el célebre C.H. Spurgeon llegaría el día en que «en lugar de haber pastores alimentando a las ovejas, habrán payasos entreteniendo a las cabras.» y en gran parte eso es lo que estamos viendo hoy en muchas de las iglesias. Pero tomemos nota de que una característica esencial de la iglesia verdadera es la predicación de la Palabra de Dios. El enfoque de una iglesia sana debe ser el estudio serio y constante de las Sagradas Escrituras.

El bautismo

    El verso 41 también nos dice que los que recibieron la Palabra de Dios fueron bautizados. Es necesario tener la suficiente conciencia y entendimiento para tomar la decisión consciente de bautizarse. Es así que el bautismo infantil queda descartado pues un bebé no cuenta aún con la capacidad intelectual de entender el mensaje de la salvación. Pero quisiera enfocarme más aquí en el acto del bautismo como un acto de identificación con Cristo y con su iglesia. Recordemos el contexto del pasaje que estamos leyendo, Cristo, su líder, fue crucificado por los romanos, la muerte más vergonzosa y deshonrosa de la época, las autoridades religiosas de la época están tramando nuevas estrategias para acabar con todo aquel que se declare seguidor de Jesús…

    Pero la Palabra de Dios tiene poder! ¡Sí Amén! Cuando la Palabra de Dios impacta tu vida no importan las consecuencias, debemos ser obedientes. Así como nuestro mismo Señor Jesucristo fue obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Es por eso que a más de tres mil personas aquí no les importaron las consecuencias de identificarse con Cristo a través del Bautismo «Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.«
    Hebreos 4:12

    La doctrina

      La doctrina sí es importante para una iglesia sana, para una iglesia que quiere ser obediente al Señor. Dice Pablo en 2 Tesalonicenses 2:15 «Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.»

      Lamentablemente hoy los movimientos ecuménicos, esos que buscan la unidad de todos los «cristianos», esos que dicen que todos somos hermanos, son los que promueven pensamientos como: el amor une, la doctrina divide…
      Pero la sana doctrina sí es importante porque marca la linea que divide a los verdaderos de los falsos, la verdad de la mentira, a Dios del diablo.
      No podemos imaginar a los apóstoles llamando a los fariseos, saduceos y demás religiosos de la época a olvidar sus diferencias y a vivir juntos como hermanos sin importar en lo que cree cada uno.
      También el apóstol Pablo le advirtió sobre esto a Timoteo, veamos un par de citas:
      «Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;»
      1 Timoteo 4:1
      «Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.»
      1 Timoteo 4:16

      El compañerismo

        Qué importante es compartir con los hermanos de la iglesia, conocernos, ayudarnos unos a otros con nuestros problemas.
        No en vano Cristo dijo lo siguiente:

        «Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.«
        Juan 13:34-35
        Tristemente la mayoría de los cristianos de hoy se han vuelto alérgicos a la iglesia y se están conformando con asistir el domingo en la mañana. Llegar, escuchar la prédica, dar una pequeña ofrenda y creer que con eso ya cumplieron con su parte. Con todo respeto, qué equivocados están. Hay personas incluso que han llegado a creer que no es necesario ir a la iglesia y que pueden adorar a Dios desde sus casas.
        Pero vemos que los hermanos de la iglesia en Jerusalén no se conformaban con ir a la iglesia los domingos, sino que todos los días, en el templo y en las casas estaban compartiendo unos con otros. Buscando ese compañerismo, esa intimidad, esa comunión que los hizo fuertes para enfrentar cualquier cosa que viniera.
        Finalmente, ¿Cuál fue el resultado? ¿Qué obtuvieron los hermanos de Jerusalén como recompensa? Es claro que el enfoque en la Palabra de Dios, el bautismo y las doctrinas enseñadas de forma correcta y una estrecha comunión unos con otros produjo que sobreviniera temor a toda persona al ver las maravillas que Dios hacía entre ellos. Y es que Dios honra a los que le honran y bendice al pueblo que le obedece. Es ahí donde nace la alegría y las alabanzas genuinas que Dios quiere escuchar. Leemos también que obtuvieron el favor de todo el pueblo, es decir, todas las personas hablaban muy bien de la iglesia. Pero hoy hay muchas iglesias que con sus acciones dejan mucho que decir y son de mal testimonio.

        Sigue descubriendo más Historias bíblicas

        Comparte este artículo

        Añadir un comentario

        Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *