El rapto o arrebatamiento

En la lección anterior estudiamos acerca del mensaje de Jesús a las siete iglesias en capítulos 2 y 3 del libro de Apocalipsis. Como aprendimos, cada iglesia representa un periodo de la historia de nuestra era cristiana y actualmente estamos viviendo los tiempos de la última iglesia, la iglesia de Laodicea.

El rapto o arrebatamiento

El rapto en Apocalipsis 4

Cuando llegamos al capítulo 4, de primera entrada nos encontramos con el siguiente pasaje:

«Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.» Apocalipsis 4:1-2

Notemos ciertos detalles:

  • Una puerta abierta en el cielo
  • Voz de trompeta
  • Una invitación a subir al cielo
  • Todo en un instante.
  • Juan es llevado al cielo.

Estos versículos claramente nos están hablando del rapto o arrebatamiento. Que consiste en que Jesús vendrá en las nubes por sus santos.

Llama la atención la frase «las cosas que sucederán después de estas», claro, veníamos hablando de las siete iglesias y las mismas representan las cosas que habían de suceder.

El rapto en I Tesalonicenses

En cuanto a este evento tan esperado por los cristianos de todas las épocas, podemos citar varios pasajes, por ejemplo:

«Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.» 1 Tesalonicenses 4:15-18

En este arrebatamiento Jesús no pondrá sus pies sobre la tierra. Todo sucederá en un instante en las nubes. En su segunda venida, que es un evento posterior, Él vendrá como Juez a juzgar al mundo y a reinar por mil años. En ese evento todo ojo le verá y lamentarán al que traspasaron (Apocalipsis 1:7). Si tienes dudas del orden de estos eventos, no olvides consultar nuestro Panorama General de Apocalipsis.

Se prevé que el día que el rapto ocurra será de caos mundial, pues los cristianos desapareceremos de esta tierra. ¿Puedes imaginarte lo que sucederá cuando desaparezcan pilotos, conductores, navieros y familiares de muchas personas?

Este evento profético marcará el inicio aquí en la tierra de la tribulación, que será el justo juicio de Dios sobre este mundo.

El rapto en I Corintios

Pero veamos otro pasaje interesante sobre el rapto:

«He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.» 1 Corintios 15:51-54

Pablo nos explica que nuestros cuerpos serán transformados en el rapto. La Biblia no da detalles de cómo serán nuestros cuerpos pero sí nos dice que seremos incorruptibles, inmortales y semejantes al cuerpo resucitado de Jesús. En I Juan 3:2 el apóstol nos habla también sobre esto: «Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.»

Ya tienes que ir notando también que cada vez que se habla del rapto se nos habla de un instante, será algo súbito. Un parpadeo de ojos ocurre en milésimas de segundo. También en ambos pasajes (I Tesalonicenses y I Corintios) Pablo nos habla de la resurrección de los muertos en Cristo. ¡Gloria a Dios por eso! Tendremos en el cielo una increíble reunión con todos los cristianos de todas las épocas.

El rapto en Juan 14

Jesús nos llevará al cielo, esta promesa de Jesús también está en el evangelio según San Juan:

«No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.»
Juan 14:1-3

En la casa de Dios, es decir en el cielo, Jesús está preparándonos un especial lugar. Muy importante notar que a partir del rapto ya no nos vamos a separar más de Jesús. En I Tesalonicenses dice «y así estaremos siempre con el Señor».

El rapto en II Tesalonicenses

Veamos un pasaje más y es II Tesalonicenses 2. En este capítulo de Tesalonicenses se nos habla del anticristo «el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.»
2 Tesalonicenses 2:4. Este personaje tendrá un papel sobresaliente durante la Tribulación que viene. Pero Pablo nos dice que hay Alguien que está impidiendo su venida (II Tesalonicenses 2:6-7) pero que llegará un momento cuando ese Alguien será quitado de en medio y que cuando eso suceda el anticristo se manifestará abiertamente en esta tierra (II Tesalonicenses 2:8-12).

Sólo hay Alguien capaz de repeler las fuerzas demoníacas y ese Alguien es el Espíritu Santo (Mateo 12:28) quien fue dado a la iglesia (Juan 14:16,26;15:26; Hechos 1:8; 2:4). Es así que en el momento en que la iglesia sea arrebatada el Espíritu Santo será quitado de en medio y el diablo tendrá la vía libre para engañar al mundo entero y así no se arrepienta.

El rapto como ladrón en la noche

Ya te vas dando cuenta entonces que cuando hablamos de la venida del Señor tenemos que hacer una separación entre el arrebatamiento de la iglesia y su segunda venida. Dicho de otra forma, el regreso de Jesús sucederá en dos fases. En la primera fase Él viene por sus santos y en la segunda fase Él viene con sus santos. Con este contexto veamos más pasajes bíblicos:

«Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.»
1 Tesalonicenses 5:2-3

No sé si has tenido la horrible experiencia de que un ladrón entre en tu casa. Es algo terrible que llega sin aviso y que causa un gran trastorno. Y es que tenemos que tomar en cuenta que la iglesia se irá con el Señor, pero en el mundo darán inicio las más terribles plagas. Más sobre esto lo puedes encontrar en Mateo 24:43; Lucas 12:39; II Pedro 3:10; Apocalipsis 3:3; 16:15

Para nuestra mayor tranquilidad este pasaje de I Tesalonicenses 5 continúa con una aclaración adicional:

«Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,»
1 Tesalonicenses 5:4-5, 9

Una vez más la Palabra de Dios es clara en que la iglesia no atravesará la tribulación. El mismo día será como un ladrón para unos y salvación para otros.

El rapto en los relatos de Jesús

Nuestro Señor Jesús usó de una serie de parábolas e historias comparativas para explicar el rapto, a continuación algunos ejemplos:

  • «Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.»
    Mateo 24:40
  • «Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.»
    Mateo 24:41
  • «Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.»
    Mateo 24:46
  • «Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.»
    Mateo 25:1
  • «Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana;»
    Marcos 13:35
  • «Entonces Jesús le dijo: Un hombre hizo una gran cena, y convidó a muchos. Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid, que ya todo está preparado.»
    Lucas 14:16-17

El rapto en el Antiguo Testamento

¿Sabías que ya una vez hubo un rapto? Ya Dios hizo esto una vez con un hombre llamado Enoc. Dice en Génesis 5:24: «Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.». El autor del libro de Hebreos nos habla también de este milagro hecho por Dios: «Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.» Hebreos 11:5. No es casualidad que Dios arrebatara a Enoc justo antes de Génesis 6, cuando el juicio de Dios a la tierra vino a través del diluvio universal. Judas 14 nos da otra pista: «De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares,» Enoc fue de la séptima generación desde Adán, así como la iglesia de Laodicea es la séptima iglesia desde Cristo, al fin de la cual ocurrirá el rapto.

Y alguno preguntará que por qué habría de repetirse este patrón, bueno lo primero es que esa es la forma en que Dios habitúa trabajar. Hay muchas profecías que son conocidas por ser de doble cumplimiento. Por ejemplo cuando el pueblo de Israel huyó a Egipto por causa del hambre en la tierra, eso también se cumplió en la vida de Jesús (Mateo 2:15). Pero aun dejando eso de lado, qué mejor prueba que estas palabras de Jesús: «Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.»
Mateo 24:37. Cristo mismo afirmó que su venida sería de la misma forma como lo que ocurrió en Génesis y eso incluye el rapto de Enoc quien es un tipo o cuadro de la iglesia. Noé y su familia en cambio son un cuadro o tipo del pueblo de Israel, el cual será perseguido durante la tribulación pero Dios les guardará como lo hizo antes con Noé y su familia.

Los que no creen en un rapto

Debes saber que hay personas que no creen en un arrebatamiento previo a la segunda venida, se basan en que I Tesalonicenses habla de la final trompeta, entonces lo asocian a la última de las siete trompetas de la tribulación, pero se olvidan de la voz como de trompeta de Apocalipsis 4:1. Además, hay varios problemas con esa interpretación:

  1. ¿Cómo cumpliría Jesús su promesa de llevarnos al cielo?
  2. ¿Cuándo se celebrarían eventos en el cielo como el Tribunal de Cristo y las Bodas del Cordero?
  3. Las bodas del Cordero es un evento muy exclusivo de la iglesia.
  4. ¿Qué sentido tendría que Jesús nos reciba en las nubes si al final tiene que bajar a la tierra en ese momento?
  5. Tanto el pasaje de I Tesalonicenses como el de Juan 14 nos hablan de consuelo y esperanza. Dice en Juan 14:27: «No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo».
  6. El ejemplo de Enoc nos ilustra la protección de Dios para sus hijos de no hacerlos pasar por el castigo. El mismo principio lo podemos ver en personajes como Lot y Josías.
  7. La palabra iglesia aparece diecinueve veces en Apocalipsis. Dieciocho veces en los capítulos 1 al 3 y no se vuelve a mencionar sino hasta Apocalipsis 22:16. Es decir, la iglesia está ausente durante la tribulación.
  8. La mayoría de los opositores al arrebatamiento son católicos, adventistas o Testigos de Jehová y ya conocemos las falsas enseñanzas de estas sectas.

Continúa en la siguiente lección: Los siete años de tribulación

Adquiere el libro con el

estudio completo del

libro de Apocalipsis

(versión electrónica):

 

 

Adquiere el libro con el

estudio completo del

libro de Apocalipsis

(Versión impresa):

Comparte este artículo

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *