El tribunal de Cristo y las Bodas del Cordero

Antes de llegar a los eventos finales, será importante recordar qué ha estado pasando con la iglesia. En la última lección vimos un recuento de los castigos que vendrán sobre esta tierra durante siete años. ¿Pero qué estará sucediendo con la iglesia durante ese tiempo? Bueno pues sabemos de al menos dos eventos importantes que estarán sucediendo en el cielo, que son El Tribunal de Cristo y las Bodas del Cordero.

El Tribunal de Cristo y las Bodas del Cordero

El Tribunal de Cristo

En Romanos 14:10 Pablo le dice a los hermanos en Roma que «todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.» y en II Corintios 5:10 nos dice que «es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.»
2 Corintios 5:10

Hay que tener claro que este Tribunal no es para condenación, sino para premiación a aquellos que lo dieron todo por el Señor. Esto nos pone a pensar en lo importante que es permanecer fieles a Él para que en ese día no nos acerquemos a Él avergonzados (I Juan 2:28).

En I Corintios 3 Pablo nos da más detalles de lo que sucederá:

«Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego. I Corintios 3:12-15

Es durante este evento que son entregadas diferentes coronas según el sacrificio de cada uno:

  • La corona incorruptible para aquellos que le dieron mayor valor a las cosas celestiales que a las terrenales (I Corintios 9:24-25)
  • La corona de justicia para los que aman su venida (II Timoteo 4:8).
  • La corona de vida para los que vencieron las tentaciones (Santiago 1:12; Apocalipsis 2:10).
  • La corona de gloria para los pastores fieles (I Pedro 5:4).

Apocalipsis 4:10 nos habla de veinticuatro ancianos que toman sus coronas y las ofrecen a los pies de Jesús. Aquí hay que tomar en cuenta que la palabra «anciano» en el nuevo testamento es utilizada para referirse a los pastores (Hechos 14:23; I Timoteo 5:17; Tito 1:5). Entonces podemos darnos cuenta que estos veinticuatro ancianos representan pastores fieles de la iglesia de Cristo. Para complementar este punto podemos notar que en Apocalipsis 5:9 se explica que fueron redimidos por la sangre de Jesús de todo linaje, pueblo y nación.

Las recompensas no son solo estas coronas. Si recuerdas bien, al principio de este estudio hablamos del mensaje a las siete iglesias y este es un buen momento para hacer notar las recompensas que Jesús prometió a cada iglesia por lograr la victoria:

  • Éfeso: comer del árbol de la vida (Apocalipsis 2:7).
  • Esmirna: no sufrir la segunda muerte (Apocalipsis 2:11).
  • Pérgamo: comer del maná escondido y se le dará una piedrecita blanca con un nombre nuevo (Apocalipsis 2:17).
  • Tiatira: autoridad sobre las naciones para regirlas con vara de hierro y le dará la estrella de la mañana (Apocalipsis 2:26-28).
  • Sardis: vestiduras blancas, no borrar su nombre del libro de la vida y confesar su nombre delante de Dios y los ángeles (Apocalipsis 3:5).
  • Filadelfia: una columna en el templo de Dios (Apocalipsis 3:12).
  • Laodicea: sentarse con Cristo en su trono (Apocalipsis 3:21).

Para terminar con este punto solo añadir que Jesús, durante el sermón del monte, dijo que aquellos que sufran por su causa tendrán gran galardón (premio, recompensa) en el cielo (Mateo 5:12) y en Apocalipsis 22:12 termina diciendo «He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.»

Las bodas del Cordero

Sobre este momento tan hermoso que disfrutaremos con el Señor Apocalipsis nos dice:

«Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.» Apocalipsis 19:7-9

El apóstol Pablo, enseñando a los Efesios sobre el matrimonio menciona también este evento futuro:

«Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.»

Efesios 5:25-27

En el caso de la iglesia de Corinto Pablo los motivaba a presentarse como una virgen pura a Cristo el esposo (II Corintios 11:2).

Cuán hermoso será celebrar con nuestro Señor esos días. Jesús dijo durante la celebración de la última pascua que no bebería más jugo de uva hasta este evento (Mateo 26:29).

Jesús habló también de sí mismo como el esposo que, según la costumbre judía, se iría lejos para preparar la boda (Mateo 9:15; 25:1-12). Juan el Bautista también lo reconoció como el esposo de la iglesia (Juan 3:29).

No te pierdas la última lección de este estudio en nuestra próxima entrega en la cual hablaremos sobre los eventos finales que marcarán el principio de un nuevo amanecer.

Adquiere el libro con el

estudio completo del

libro de Apocalipsis

(versión electrónica):

 

 

Adquiere el libro con el

estudio completo del

libro de Apocalipsis

(Versión impresa):

Comparte este artículo

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *