Filipenses 4:8

Cita Bíblica: Filipenses 4:8

«Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.»

Filipenses 4:8

Este grandioso versículo fue escrito por el apóstol Pablo a los hermanos de la iglesia en Filipos. La carta a los filipenses es conocida como la carta del gozo, pues una y otra vez Pablo les alienta a permanecer siempre gozosos (Filipenses 2:2,29;3:1; 4:1,3).

En el versículo que está justo antes de nuestro pasaje de hoy, Pablo habla acerca de la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7) y es que el gozo y la paz verdaderos sólo pueden encontrarse en Dios en los momentos difíciles de la vida.

Pero para encontrar ese gozo y esa paz debemos disciplinar nuestra mente y voluntad para hacer caso omiso de todo aquello que nos distrae y nos aleja de Dios. Jesús dijo que de la abundancia del corazón habla la boca (Lucas 6:45), lo que en otras palabras quiere decir que las cosas que hablamos reflejan un poco de los muchos pensamientos que llenan nuestra mente.

Es así que Pablo le envía a los Filipenses una lista de las cosas en las que vale la pena pensar, las cosas que un creyente, un hijo de Dios debe permitirse y todo lo demás debe dejarse por fuera.

Todo lo verdadero

Una vez Pilato preguntó: ¿Qué es la verdad? porque Jesús dijo que había venido a este mundo para dar testimonio de la verdad (Juan 18:37-38). Aunque el mundo proclame que no hay verdades absolutas, sino que toda verdad es relativa y sujeta a las circunstancias, nuestro Señor Jesucristo fue enfático en proclamarse a sí mismo la personificación misma de la Verdad (Juan 14:6). También Jesús dijo que la Palabra de Dios es la Verdad (Juan 17:17). Entonces queda claro que debemos llenar nuestra mente de la Palabra de Dios. Debemos meditar cada día en la Palabra de Dios. En Deuteronomio 6 Dios mandó a su pueblo Israel a hacer de su Palabra parte integral de su diario vivir (Deuteronomio 6:6-9).

Meditemos en esto y pensemos cuánto tiempo diario estamos dedicando a meditar en las Sagradas Escrituras y cuánto tiempo estamos dedicando a otras cosas menos importantes. Todos queremos apropiarnos de promesas bíblicas de prosperidad y que todo nos vaya bien como dice Josué 1:8, pero olvidamos que hay una condición, un precio a pagar y es hacer de la Biblia nuestro mayor tesoro, nuestra delicia.

Es imposible no leer Josué 1:8 en este punto:

«Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.»

Todo lo honesto

Es muy triste que los medios de comunicación hayan encontrado un mejor negocio en informar acerca de los robos, los fraudes, la corrupción, la inmoralidad y otras cosas peores, mientras que los valores y principios se siguen deteriorando. El diablo y sus secuaces no descansan en su afán por corromper el mundo y si usted observa aún en los programas de televisión para niños encontramos ahora que los villanos, las brujas, los vampiros y los monstruos son los nuevos héroes a imitar.

Nos toca entonces ir contra la corriente de este mundo que se hunde cada vez más en la confusión, pues han sido entregados a una mente reprobada para hacer cosas que no convienen y aplauden cada vez más a los que las hacen (Romanos 1:18-32)

Pero volviendo al punto, la Biblia es lo más honesto en lo que podemos pensar. La Biblia es honesta al presentar a sus protagonistas y confrontar a sus lectores.
La Biblia presenta a Abraham con sus dudas y mentiras, a Jefté y su voto absurdo a Dios, a David y sus graves pecados, al profeta Isaías y sus labios inmundos, a Pedro y sus errores, a Tomás y su incredulidad, son sólo algunos datos entre muchos que ilustran que la Biblia no presenta a sus protagonistas como héroes mitológicos impecables sino como pecadores falibles.
Los escritores bíblicos fueron honestos al presentar sus propios errores, dudas, angustias, dolores, como así también los de los demás.

Todo lo puro

Dice el salmista «Sumamente pura es tu palabra, Y la ama tu siervo.» Salmos 119:140

En Salmos 19:8 leemos que los preceptos de Dios son puros y en Salmos 19:10 que sus mandamientos son más deseables que el oro afinado.

Santiago nos dice que la sabiduría de lo alto es pura (Santiago 3:17).

Colosenses 3:5 nos manda a erradicar de nuestra vida toda impureza.

Todo lo amable

Dios es un gran caballero y en su palabra nos invita, pero no nos obliga a obedecerle. Él nos da siempre la libertad de escoger, aunque nos advierte las consecuencias de escoger lo incorrecto (Deuteronomio 30:15; Juan 3:16).

Todo lo que es de buen nombre

La Biblia es el libro más leído y traducido en el mundo. Es el best seller por excelencia que ha cambiado millones de vidas. Para muchos más detalles que demuestran el buen nombre de la palabra de consulte Evidencias de que la Biblia es la Palabra de Dios

Dios es el Dios de la verdad y el diablo es el padre de toda mentira (Juan 8:44).

Si hay virtud alguna

El libro de los Salmos está lleno de virtudes de la Palabra de Dios: perfecta, fiel, recta, pura, limpia, justa, verdadera, maravillosa, eterna (ver Salmos 19 y 119).

Si algo digno de alabanza

Veamos a través del siguiente poema si la Biblia es digna de alabanza:

La Biblia contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino de salvación, la condenación de los pecadores y la felicidad de los creyentes.

Sus doctrinas son santas, sus preceptos son comprometidos, sus historias son verdaderas y sus decisiones son inmutables.

Léela para ser sabio, créela para ser salvo y practícala para ser santo.
Contiene luz para guiarte, aliento para sostenerte y consuelo para alentarte a Ti.
Es el mapa del viajero, el cayado del peregrino, la brújula del piloto, la espada del soldado, y el itinerario del cristiano.

Aquí se restablece el Paraíso y las puertas del infierno son reveladas.

Cristo es su gran tema, nuestro bien su diseño y la gloria de Dios su finalidad.

Debe llenar la memoria, gobernar el corazón y guiar los pies.

Léela lentamente, frecuentemente y en oración.

Es una mina de riqueza, un paraíso de gloria y un río de placer.

Es dada para ti en vida, será abierta en el juicio y recordada para siempre.

Ella encierra la responsabilidad mas alta, recompensara la labor mas grande y condenara a todos los que menospreciaron su contenido sagrado.

Estimado amigo, estimada amiga, creo que usted ha podido concluir que es nuestro deber como cristianos meditar en la santa Palabra de Dios día y noche. No podemos conformarnos con escuchar un sermón un domingo por la mañana. La Biblia debe ser nuestro pan de cada día (Mateo 4:4).

Este versículo también puede verse desde la perspectiva de que debemos pensar en Dios, pues todo lo bueno proviene de Él (Santiago 1:17), por el contrario todo lo malo proviene de nuestro más grande enemigo.

Veamos a continuación el contraste entre Dios y el diablo:

Contraste Dios vrs diablo

Sigue descubriendo más Mensajes de Pablo

Comparte este artículo

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *