Valores cristianos para la familia

Cita bíblica: Colosenses 3:18-24

«Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís

La familia

Hoy más que nunca los valores cristianos, especialmente los relacionados con la familia, están siendo pisoteados por la cultura, la moda, la música, el cine y hasta por las leyes humanas. Tal parece que el ser humano está empecinado en llevarle la contraria a su Creador en una especie de berrinche infantil, sin darse cuenta que desviarse del camino por Dios trazado lo llevará a su propia destrucción.
Conceptos básicos establecidos por Dios como familia, hombre, mujer, etc están siendo distorsionados de forma tal que llegará el momento en que los verdaderos cristianos no podrán encontrar su lugar en esta sociedad «moderna».
Pero sin importar las modas de este mundo o los inventos de ciertos grupos sin escrúpulos para llevarle la contraria a Dios, los cristianos tenemos el deber de defender todos los principios establecidos por Dios en su Santa Palabra y con esto no me refiero necesariamente a hacer marchas o involucrarnos en la política, sino llendo un poco más atrás, a que los cristianos seamos modelos de vida de los patrones establecidos por Dios. Los cristianos debemos demostrar con nuestras propias vidas que el modelo bíblico de familia funciona. Que el diseño de Dios para la familia es el mejor regalo que podemos darle a nuestros hijos, para que puedan crecer en un ambiente sano y seguro.
Con este contexto y sin importar el riesgo de ser impopular veamos lo que la Biblia tiene que decir sobre el modelo bíblico de la familia:

Un mensaje para las mujeres cristianas

    De todos los conceptos bíblicos de familia este es uno de los más impopulares en la sociedad de hoy, pero pienso que el mensaje a las mujeres ha sido mal entendido, tanto por los hombres como por las mujeres. Quiero hacer entonces una ilustración para definir el concepto: cuando jugamos un partido de fútbol, volleyball o cualquier otro deporte, se definen las reglas y una figura de autoridad que vela porque las reglas se cumplan, sí, adivinaron, el árbitro. El árbitro es necesario para nuestra propia protección, para que intervenga cuando se infringe una regla en nuestra contra. Otros ejemplos de esto son los maestros, jefes, presidentes, alcaldes y policías, figuras de autoridad que aceptamos respetar por nuestra propia protección. Bueno damas, el mensaje para ustedes es el siguiente: Dios, en su infinita sabiduría, escogió al hombre para asumir el rol de autoridad en la familia y no es la autoridad de un tirano, sino la de aquel que está a cargo, aquel que es el primer responsable de proteger a la familia. Todos los hombres necesitan sentirse respetados y esta es la primera clave para una sana convivencia en la familia. Pueden encontrar este concepto bíblico en I Corintios 11:3 y Efesios 5:23. Pero también pueden recordar a quién llamó Dios a cuentas cuando ambos Adán y Eva pecaron, sí, Dios llamó primeramente al hombre para pedirle cuentas. Lo anterior no quiere decir que las mujeres sean menos que los hombres, simplemente les fueron asignados roles diferentes.

    Un mensaje para los hombres cristianos

      Caballeros, toda mujer necesita sentise amada y el consejo bíblico es amarlas de la misma manera como Cristo amó a su iglesia (Efesios 5:25). ¿Y cómo amó Cristo a la iglesia? Se sacrificó por ella, lo dio todo por ella, la amó de forma incondicional. Aún hoy Cristo la sigue amando a pesar de sus muchas infidelidades. La segunda clave para el éxito de la familia es que los esposos demuestren que aman a sus esposas y ese amor se demuestra con hechos y con palabras. Hombres, chineen a sus esposas, ayúdenles con los quehaceres, ayúdenles con los hijos, pónganlas a ellas como prioridad en sus vidas, que ellas estén seguras de que para ustedes no existe nadie más importante, excepto Dios.

      Un mensaje para los hijos cristianos

        Hijos, el mundo está socavando cada vez más la autoridad de los padres sobre los hijos, hay incluso movimientos que proponen que los hijos le pertenecen al estado y que es el estado el que debe decidir el tipo de educación que requieren. Sí, es cierto que muchos padres han fallado en su misión, pero los padres son la figura de autoridad puesta por Dios en la familia y como dice nuestro texto de hoy, a Dios le agrada ver hijos obedientes, hijos que quieren honrar a Dios honrando a sus padres terrenales.

        Un mensaje para los padres cristianos

          Padres cristianos, hoy más que nunca la sociedad está atacando a nuestros hijos de muchas maneras, a través de la música, la televisión, los video juegos, el internet y hasta a través de la educación. Lo peor que podemos hacer es hacernos a un lado y esperar a ver qué pasa. No padres, tenemos que involucrarnos en las vidas de nuestros hijos y ayudarlos a enfrentar este mundo o de otra forma, como dice este pasaje se desanimarán y al hacerlo serán vulnerables a los ataques del enemigo a través de las drogas, el sexo y las filosofías dañinas. No lo permitamos, nuestros hijos nos necesitan.

          Un mensaje para los empleados cristianos

            Una de las causas más comunes de divorcio es la inestabilidad económica y aquí hay un buen consejo para conservar nuestro trabajo y sacar adelante nuestras familias. El consejo es recordar que todo lo que hacemos es para Dios y Dios quiere glorificarse a través de nuestro trabajo. Los cristianos somos entonces llamados a trabajar con honestidad y excelencia. En la primera carta a los Corintios Pablo lo expresa de la siguiente manera: «Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios» (1 Corintios 10:31)

            Sigue descubriendo más Mensajes de Pablo

            Comparte este artículo

            Añadir un comentario

            Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *